El Sistema Linfático 1


Los vasos linfáticos y la linfa

El sistema linfático es un sistema que está formado por diferentes órganos y una red de vasos linfáticos. Cada uno de los órganos y vasos constituyen al sistema que posee funciones definidas y diferenciadas. A continuación vamos a explicar cada una.


Vasos linfáticos


Estos son los encargados de llevar la linfa que se origina en los tejidos hasta el sistema venoso y las reincorpora a la circulación. Estos vasos están ubicados en casi todo el organismo, exceptuando la medula ósea, cartílagos y el sistema nervioso central. Tienen forma de dedo de guante y se comunican entre ellos para formar una red de pequeños vasos capilares linfáticos.


Linfa


Es un líquido que está formado por agua. Se constituye de proteínas que pasan por los tejidos circulatorios. La linfa transporta las grasas y resto de células muertas, bacterias, células malignas y células que están presentes en la sangre como los linfocitos. La linfa es depurada y filtrada por los nódulos linfáticos que son también son conocidos como ganglios linfáticos antes de regresar a la circulación general.

El sistema linfático tiene una gran capacidad de adaptación, es por ello que en ocasiones donde se produce una mayor salida del líquido de los capilares hasta los tejidos es capaz de eliminar el excedente de la linfa evitando que se acumule.


El sistema Linfático 2

Los nódulos y los órganos linfáticos


Antes de llegar a ver qué es el drenaje linfático, continuaremos viendo aspectos sobre el sistema linfático. A continuación, veremos más de cerca dos de las partes fundamentales de este sistema: los nódulos linfáticos y ganglios, los órganos que lo componen: la médula ósea, las amígdalas, el timo y el bazo, además de dar un repaso a las funciones principales del sistema linfático. 


Nódulos linfáticos o ganglios


Estos se encuentran en todo el organismo, mayormente están acumuladas en las axilas, cuello y en las ingles. No tienen ninguna forma específica, es decir, pueden ser alargados, redondos o como una habichuela. Su tamaño también es variado porque aumenta si se está viviendo un proceso de infección o tumoral.


Órganos linfáticos


·         Médula ósea: se encuentra en el interior de los huesos y tiene la función de formar células en la sangre.

·         Amígdalas:se encuentran alrededor de la faringe y su función es defensiva.

·         Timo:se encuentra detrás del esternón. Su función es el desarrollo y maduración del sistema linfático. Dentro de éste se maduran los linfocitos que previamente han sido formados en la medula ósea.

·         Bazo:actúa como un filtro para la sangre, es decir, retiene la sangre y destruye las células sanguíneas envejecidas, también interviene en la formación de los linfocitos.


Funciones del sistema linfático


·         Recoge la linfa que es formada en los tejidos y los traslada al torrente circulatorio.

·         Tiene un papel importante en la defensa del organismo.

·         Tiene la acción de ser un filtro biológico.

El Drenaje Linfático

Ahora que ya conocemos qué sistema es el implicado en los masajes de drenaje linfático, vamos a ver un poco más detalladamente qué es esto del drenaje linfático y todo lo que ello implica.


Bien, pues el drenaje linfático es una terapia realizada por fisioterapeutas o médicos con una formación específica en esta práctica. Es verdad que nos podemos realizar auto-masajes de drenaje linfático, sin embargo, siempre irán mucho mejor los que nos haga un profesional, además de ser más seguros y efectivos.


Drenar, significa secar, por lo que el drenaje linfático más o menos podríamos entenderlo como "secar" la linfa de los vasos. 


Los masajes de drenaje linfático son unos masajes muy suaves que se realizan dando pequeños toques o movimientos de rotación en la parte que se desee drenar (piernas, abdomen, cara...). Podríamos decir que con estos movimientos se "arrastra" la linfa hacia los ganglios o nódulos linfáticos, lo que hace que ésta se drene y se expulse del cuerpo.


¿Y qué ganamos con esto? Pues muy fácil, gracias a ello logramos eliminar la retención de líquidos, así como combatir la celulitis, mejorar nuestro sistema inmunitario, tener más energía... ¡Mejor imposible!